Decrèixer, canviar el rumb!

En ple estiu , amb una sequera memorable a Catalunya i Espanya i amb uns incendis terribles a l’altra vora del mar, la mirada se’ns ha aixecat des del nostre riu al conjunt del Mediterrani, vers el conjunt de la Terra, vers un futur no gaire prometedor  on ens encaminen si no canviem el camí que ens porta.

Precisament, Ecologistes en Acció acaba de fer  públic el seu posicionament sobre els fons NGEU i de mostrar  la seva oposició al Pla de Recuperació i Resiliència, afirmant que ha estat tramitat sense transparència ni debat polític o social. Aquí en teniu el resum i la possibilitat de descarregar-vos el document:  Segons EEAC, els fons de la Unió Europea intensificaran la crisi social, ecològica i climàtica

sequía

Conocemos el agua imprescindible para las actividades agrícolas y, por tanto, para la alimentación de nuestras sociedades. Sería un error olvidar que este elemento es igualmente necesario para muchas actividades e infraestructuras que forman parte integrante de nuestras sociedades industriales. En los últimos años, muchos epifenómenos están ahí para recordarnos esto.

Sequías y efecto dominó

A principios de 2021, Taiwán experimentará su peor sequía en décadas. Por primera vez en más de cincuenta años, ningún tifón había azotado el país el año anterior. Este evento, a priori sin importancia para los occidentales, tiene repercusiones aún vigentes en el momento de escribir este artículo. El estado insular frente a las costas de China de hecho diseña más de dos tercios de los chips electrónicos esenciales para la fabricación de computadoras, teléfonos inteligentes, consolas de juegos y ciertos automóviles. Sin embargo, la fabricación de estos chips requiere cantidades astronómicas de agua: hasta 150.000 toneladas por día solo para el líder de la industria [1]. Varias fábricas se ven obligadas a limitar la producción, una decisión problemática en un contexto de demanda creciente por la recuperación china y el salto adelante que ha dado la digitalización de nuestras sociedades. Consecuencia: algunas líneas de producción en Europa se encuentran paralizadas por falta de piezas.

Estos chips no son los únicos elementos que intervienen en nuestra vida diaria y cuya producción requiere enormes cantidades de agua. Casi todos los componentes y sus materias primas dependen de un suministro hidráulico constante, ya sea para extracción, refinación, fabricación, refrigeración o incluso limpieza. Por lo tanto, la mayoría de las minas y fábricas tienen una gran base de agua y pueden ser vulnerables en caso de sequía o agotamiento de los recursos hídricos.

 

Mina Chuquicamata (Chile)Vayamos al norte de Chile, a Chuquicamata, donde se encuentra la mina de cobre a cielo abierto más grande del mundo. Este sitio concentra el 13% de las reservas de cobre del mundo. Este mastodonte, ubicado en una de las zonas más áridas del planeta, necesita 2.000 litros de agua por segundo. Debido a la falta de precipitación, son las reservas subterráneas y los humedales de la región los que abastecen a la mina [2] . Esta explotación excesiva compromete a medio y largo plazo no solo los ecosistemas y lugares de vida del entorno, sino también la viabilidad de la propia mina. Este es al menos un elemento de cuestionamiento en un país que suministra casi el 30% del cobre crudo del mundo [3] .

Esta situación, que probablemente sea prerrogativa de muchos otros sitios mineros, podría verse agravada por dos factores. Por un lado, el calentamiento global que, a la vista de las diversas previsiones del IPCC, acentuará los episodios de sequía en gran parte del mundo, muchas veces en regiones ya en estrés hídrico. Por otro lado, el agotamiento de los yacimientos mineros. Declive que va acompañado de una disminución de la calidad de las reservas remanentes (menos accesibles, más mixtas, más complicadas de refinar, etc.), que generalmente significa que se necesitan más energía y agua para explotarlas [4] .

¿Y la energía en todo esto?

Lo anterior también es válido para los recursos energéticos no renovables. Sigue un proceso autosostenible en el que las necesidades de recursos, energía y agua aumentan en paralelo [5] . Los aceites de lecho de roca son emblemáticos a este respecto. La fracturación hidráulica requiere mucha agua y puede conducir a callejones sin salida en el futuro cercano para muchos pozos ubicados en áreas con precipitaciones insuficientes.

La producción de electricidad también puede verse interrumpida si los patrones de lluvia disminuyen. Las represas hidroeléctricas son un buen ejemplo ya que dependen de ríos y arroyos con caudales importantes. Sin embargo, la sequía, la reducción del manto de nieve a gran altura, la reducción de la superficie de los glaciares, el aumento de la evapotranspiración, así como el aumento de las extracciones (especialmente para la agricultura) están provocando cada vez más amenazas a muchas cuencas hidrográficas, provocando aquí y hay un cierre forzoso de las presas y, por tanto, de la producción de electricidad.

En 2016, Venezuela sufrió restricciones en el suministro eléctrico debido a una fuerte caída en el nivel del agua de la presa Guri, ubicada en el noreste del país y que proporciona más de las tres cuartas partes de la electricidad del país. Esta disminución fue el resultado de una sequía prolongada probablemente causada por un episodio de El-niño particularmente virulento.

En California, la producción de electricidad a partir de represas hidroeléctricas ha experimentado una disminución significativa en los últimos años debido a las sucesivas sequías que se produjeron a principios de año. Y el año 2021 ya parece ser uno de los peores.

Más preocupante, las centrales nucleares que necesitan un suministro constante de agua para su funcionamiento y refrigeración. Una caída del caudal del Mosa ya ha provocado el cierre forzoso de los reactores de la central Chooz, en las Ardenas, durante el verano de 2020. Esta situación es cada vez menos excepcional ante la multiplicación de olas de calor en estos areas. ultimos años. ¿Y la flota nuclear francesa ubicada en la mitad sur del país?

Hasta aquí todo va bien…

Los eternos optimistas señalan con razón que estos eventos no tuvieron consecuencias catastróficas y que los países en los que ocurrieron fueron bastante resistentes. Esta es una buena noticia.

Pero el interés de recordarlos es ante todo subrayar las debilidades de nuestras sociedades hiperconectadas e hiperindustrializadas, en particular en un contexto de escasez generalizada de muchos recursos simultáneamente . Más que los hechos como tales, es el aumento de su frecuencia lo que debería cuestionarnos.

A continuación, ilustran el hecho de que muchas promesas sobre los retos ecológicos que se avecinan (aumento de la flota de coches eléctricos, digitalización excesiva, totalmente renovables, etc.) pueden resultar difíciles de tener en cuenta dadas las limitaciones geográficas y geológicas que imponen.

Ante esto, será necesario integrar la necesidad absoluta de una reducción drástica de la producción y el consumo si queremos evitar que futuras perturbaciones se conviertan en perturbaciones generalizadas.

https://blogs.mediapart.fr/geographies-en-mouvement/blog/300521/lindustrie-mondiale-bientot-sec

Aquí us deixem la conferència de premsa íntegra de presentació del 6è informe (grup 1) del Panell Intergovernamental del Canvi Climàtic. Si en els propers 5-10 anys no es fan canvis radicals en les nostres societats, els efectes seran catastròfics.

i aquí  teniu l’enllaç a l’informe

Spread the love
Aquesta entrada ha esta publicada en Decreixement, Distribució mail list, EMERGÈNCIA CLIMÀTICA, Emergencia climàtica, Energies renovables, Exemples, Investigació i recerca. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.